10 Junio del 2019 a las 16:00 pm

Cristiano Ronaldo, el líder de la época dorada de Portugal

Hablar de Cristiano Ronaldo es hablar concretamente de 689 goles, cinco Balones de Oro, cuatro Botas de Oro, 31 títulos, etc. Pero también es hablar de una pasión única por liderar a su país y encaminarlo hacia la gloria. ‘CR7’, ‘El Comandante’, ‘El Bicho’ o como se lo quieran llamar, ha marcado un antes y un después en la vida de la selección de Portugal, que de ser un combinado sin mayores logros se ha convertido en uno que ya la saboreó dos veces la miel del éxito en los últimos tres años.

 

Eso tiene una singular explicación: la enorme ambición de Cristiano Ronaldo ha sido transmitida y contagiada a una selección entera. Los más de 10 millones de portugueses depositan su esperanza en él y ‘CR7’ no duda en responder en la cancha. Por ello, esa enorme responsabilidad de llevar la cinta de capitán y conducir exitosamente a una selección hacia el triunfo nunca le quedó chica; siempre demostró ser un líder nato.

 

La Eurocopa 2016 y la UEFA Nations League 2019 son claros reflejos de lo mencionado. Desde que Portugal compitió internacionalmente por primera vez en 1921, nunca pudo alcanzar la cima hasta que contó con los servicios de Ronaldo. Según los datos de Mister Chip, el cuadro luso no registró títulos y solo se clasificó para 6 de 28 fases finales de Copas del Mundo y Eurocopa en los 82 años anteriores a ‘CR7’. Mientras, en los 16 años con el crack de la Juventus la selección portuguesa ya alzó dos títulos y ha clasificado a 8 de 8 fases finales de ambos certámenes.

Cristiano Ronaldo llegó como una gota de esperanza a la selección lusa y cayó como un baldazo de agua fría para los demás países del Viejo Continente. Reparte entusiasmo y seguridad a su equipo, pero genera pesadillas para las defensas y el portero rival. Con goles, asistencias, convicción, firmeza y arengas constantes a sus compañeros, ‘CR7’ es el ‘Comandante’ de la época dorada de Portugal.

-De lágrimas de frustración a lágrimas de felicidad-

En aquella final de la Eurocopa del 2004, que tuvo como como protagonistas a Portugal y Grecia, unas lágrimas jóvenes se presenciaron al final del partido. Eran lágrimas de dolor y frustración por no revertir una complicada situación para darle la alegría a su país en ese momento. Ayer, de nuevo con un marco portugués, aquel lamento se convirtió en una sonrisa experimentada, sinónimo de felicidad desbordante. Esa es la imagen de Cristiano Ronaldo luego de 15 años. La caída ante los griegos en casa ya es cosa pasada, y olvidada.

No se logró en la época del gran Luis Figo ni tampoco con el gran Eusebio, pero sí en la era de Ronaldo. Con ‘CR7’ a la cabeza todo se ha podido. El delantero tuvo primero que consolidarse en el fútbol mundial para luego transformar a su selección es lo que es ahora: Rey de Europa.

Tendrá que refrendar esa reputación en el 2020; mientras, ya lo reforzó estrenando el palmarés de la UEFA Nations League. Aún está la deuda pendiente de la Copa del Mundo, pero a Cristiano parece sobrarle gasolina para llegar a Qatar 2022. Ese es el trofeo que se le resiste para completar su vitrina.

Con 88 goles en 157 partidos, la figura de Ronaldo permanecerá, algunos años más, indiscutible en su país. Su garantía goleadora y su ambición son inigualables. En la historia de la selección portuguesa, hay un antes y un después de Cristiano.

 

Temas Relacionados :